En Argentina existen problemas crónicos de derechos humanos, que incluyen abusos policiales, condiciones carcelarias deficientes, violencia endémica contra las mujeres, amenazas a la independencia judicial y obstáculos que impiden que los pueblos indígenas ejerzan los derechos estipulados por la legislación nacional e internacional. No ha habido justicia por el atentado a la AMIA en 1994. Argentina ha logrado avances en la protección de los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT) y en el juzgamiento de abusos cometidos por funcionarios durante el “terrorismo de Estado” (1976-1983), aunque se han producido demoras preocupantes en algunas de las causas. En 2020, el Congreso aprobó una ley emblemática que legalizó el aborto.

Noticias

Our people